Kaiser-Darrin

Kaiser-Darrin 1954, historia

Quizá si no hubiera existido una señora Kaiser, el Kaiser-Darrin no se hubiera producido. En todo caso, a la comunidad de aficionados del automóvil se le propuso un cabriolet deportivo con un largo capot que aventajaba a sus competidores directos, que fueron el Cadillac 62 o el Lincoln Capri, tanto en equipamiento como en precio. ...