Escrito por Tendenzias

Toyota 2000 GT 1966, historia

Acusados siempre de copiar a los occidentales, los japoneses preparaban, a mediados de la década de 1960, su gran invasión de los mercados europeo y norteamericano con coches económicos y fiables.

En Toyota tenían claro que, además de fabricar muchos coches, era necesario desmostar también que se dominaba la lata tecnología. Para ello, nada mejor que diseñar un deportivo de alto rendimiento. El resultado fue el 2000 GT de 1966.

2S5NN8B9

En 1964, Toyota estaba en plena fase expansiva. Acababa de de ampliar su gama en Japón, había incluido sus exportaciones a Estados Unidos y necesitaba un automóvil que pusiera de manifiesto que la firma era algo mas que un simple fabricante de vetustos utilitarios baratos e irrompibles. Necesitaba lo que, en palabras de hoy en día, llamaríamos (una invasión en imagen), un coche que, lejos  de suponer para la empresa un aumento de la rentabilidad, fuera el escaparate de la tecnología que manejaba la marca, y dejara muy claro cual era el potencial de la misma.

682000gt5

Los ingenieros recibieron el encargo de la dirección de la compañía de fabricar un auténtico automóvil deportivo, capaz de rivalizar con la mejor producción europea de la época, y se les pidió que no escatimaran medios. Eso si, se les apremio para que el coche estuviera listo para ser mostrado al publico en el Salón del Automóvil de Tokio, en el otoño de 1965.

En esa fecha, presidiendo el stand de la marca de Nogoya, los visitantes admirar un automóvil un tanto extraño, de dos plazas, con una agresiva carrocería coupe de larguísimo morro, dotada de un espectacular frontal en el que convivían unos enormes faros fijos y otros retractiles para las luces largas.

1967_Toyota_2000GT

Los ingenieros recurrieron a una solución algo vanguardista para el desarrollo del chasis. Este era autoportante, aunque no demasiado ortodoxo. La diferencia radicaba en la presencia de un bastidor central, en forma de caja, que aumentaba muchísimo la rigidez torsional del conjunto. Esta caja actuaba como elemento portante, y tanto los ejes como el motor estaban anclados a ella, con lo que conformaba el núcleo central del coche.

2000 GT 1968 01

El monocasco rodeaba este conjunto y ofrecía al coche una gran rigidez, pero también un peso considerable. El 2000 GT pesaba en báscula 1.120 kg, cantidad que hoy puede parecer ridícula, pero que en la época era considerable, en especial si se tiene en cuenta que coches de potencia homologable se quedaban en los 950 o 1000 kg como máximo.

2000 GT 1968 02

El 2000 GT fue uno de los primeros automóviles japoneses dotado de suspensión independiente a las cuatro ruedas, y el primero en disponer de cuatro discos de freno ventilados, algo que garantizaba una potencia de frenada y, sobre todo, una resistencia a la fatiga de los frenos muy elevadas.

Para el motor, Toyota decidió colaborar estrechamente con Yamaha, un fabricante de motocicletas experto en los motores de altas prestaciones, y también en motores capaces de girar a altos regímenes. Con la ayuda de Yamaha se diseño  para el 2000 GT un propulsor muy moderno, de seis cilindros en línea, dispuesto longitudinalmente. Contaba con doble árbol de levas a la cabeza para la distribución. Las cámaras de combustión eran semiesféricas, para mejorar la mezcla.

2000 GT 1968

El coche se alimentaba gracias a la presencia de tres enormes carburadores Solex, responsables de los 150 caballos del motor, que pasaba la potencia a las ruedas traseras a través de una caja de cambios manual de cinco velocidades. Esto era algo poco habitual en la época, y se realizaba con la ayuda de un diferencial de deslizamiento limitado en el eje trasero, que actuaba como un autoblocante y repartía el par en función de la capacidad de tracción de ambas ruedas, compensando las perdidas de adherencia de cualquiera de ellas.

El 2000 GT era un coche muy especial y Toyota fabrico solo 337 unidades entre 1966, año de entrada en producción, y 1970. La mayoría de ellas se vendieron en Japón, aunque lagunas llegaron también a Europa y al mercado norteamericano, donde las prestaciones del coche, capaz de conseguir los 220 kilómetros por ahora, y su excelente comportamiento dinámico dieron bastante que hablar.

El 2000 GT llego incluso a participar en competiciones y disputo, preparado por Carrol Shelby, el padre de los legendarios Cobra, el Campeonato Norteamericano de Vehículos Deportivos, el SCCA, en 1968.

2000gt

Toyota fabrico paralelamente otra variante, el 1600 GT, dotada de un cuatro cilindros de 110 caballos y frenos traseros de tambor, de la que se fabricaron bastantes mas unidades, aunque nunca tuvo ni el prestigio ni las prestaciones de su hermano mayor, que en la actualidad debe a su exclusividad y su buen comportamiento el elevado precio que se paga, en las transacciones de clásicos, por alguna de las unidades que quedan en funcionamiento.

El 2000 GT es probablemente uno de los automóviles japoneses mas legendarios y, aunque fabricado en muy corta serie, consiguió su objetivo, que no era otro que demostrar que Toyota podía hacer un coche como ese.

Información relacionada: McLaren F1: El Rey de los Superdeportivos / Lamborghini Countach: El coche más rápido de mundo durante dos décadas / Ford Escort RS Turbo, historia / Volkswagen Escarabajo – El coche del pueblo / Renault Floride 1959, historia

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos