Escrito por Tendenzias

Peugeot City Toyz Concepts 2000, historia

Peugeot presentó en el Salón de París del año 2000, cuatro juguetes que podrían ser perfectamente los automóviles de los personajes de un película de dibujos animados.

Diseño, color e imaginación fueron los ingredientes para crear los City Toyz, unos concept car que no salieron a la calle porque se quedo en el tintero la cuidad ideal donde deberían circular.

Vroomster 06

Eran cuatro modelos. Cada uno con personalidad propia, pero a la vez inseparables. Surgieron como anuncios publicitarios para el primer concurso de diseño en Internet, organizado por Peugeot, y el resultado fueron automóviles y motomóviles que respiraban libertad, estética, y tecnología de última generación.

Vroomster 03

Como si de un pequeño monstruo se tratase, el Vroomster era el más trasgresor. De un verde intenso, era un biplaza al estilo moto con el depósito entre las piernas del conductor. Su frontal agresivo, con los proyectores en forma de punzón, incorporaba un parabrisas que se extendía hasta el asiento del pasajero. Éste era la única cubierta del coche quedando el resto al aire libre. El Vroomster, con un simplísimo cuadro de instrumentos instalado en su imponente salpicadero, sustituía el volante por un manubrio, y las partes finales de los sobredimensionados cubrerruedas se convertían en los retrovisores.

Vroomster 02

Este desafiante motomóvil iba equipado con un motor derivado del utilizado en el Peugeot 206, con doble árbol de levas, 16 válvulas, 110 CV de potencia. Toda una diversión de 3,16 mm de longitud, 1,52 mm de ancho y una distancia entre ejes de 2,10 mm.

Kartup 03

Si el Vroomster era el coche del malo de la película, el del bueno debió de ser el Kart Up. Igual que un compacto proyectil, este coche de dos plazas y diseño aerodinámico que recuerda a una saeta, escondía un motor V6 de 210 caballos, instalado transversalmente delante del tren trasero. La carrocería de carbono como en los demás, combinaba el gris metalizado oscuro para el techo, el verde para el morro y el blanco nacarado para los laterales y la parte trasera.

Kartup 01

El parabrisas, con forma de burbuja, cubría en su totalidad a los pasajeros, sentados a ras del suelo. Para facilitar el acceso, el parabrisas se adelantaba desplazándose todo el frontal, para regresar a su lugar una vez sentados los ocupantes.

El cuadro de instrumentos era más elaborado y la ubicación del manubrio y de los asientos, la tradicional en los coches. Más deportivo que sus compañeros, el Kart Up, de muy poca altura (1,08 mm), media 3,28 mm de largo por 1,52 mm de ancho, y llevaba una suspensión de dobles triángulos.

Kartup 05

Como una graciosa burbuja, el E-doll era el más pequeño de los City Toyz, con solo 2,50 mm de largo y 1,29 mm de alto. No obstante, su notable anchura, 1,54 mm dejaba espacio para tres personas, con el conductor en el centro y un pasajero a cada uno de sus lados. Parabrisas, techo y luneta trasera formaban una misma pieza transparente que convertía al E-doll en un luminoso compacto, de un intenso naranja, con los laterales abiertos.

El más cercano a las motos de los cuatro juguetes urbanos incorporaba un verdadero manubrio de motocicleta con botón de arranque, puños para gas y freno y dos cuadrantes como instrumentos.

Edoll 01

La mecánica del E-doll consistía en dos semitransmisiones seudo-McPherson trianguladas delante, y dos motores eléctricos en el tren trasero derivados del scooter Electric Peugeot. Pero su marca distintiva era un curioso maletero transparente, en realidad un carrito de carga aplicado a la parte trasera de la carrocería.

Edoll 04

El de interior más innovador, y posiblemente el más viable para producirse en serie, era el Bobslid. Un vehículo eléctrico sin mecánica, de tres plazas en forma de tándem y cuatro ruedas motrices. Con una carrocería rojo fuego, este prototipo presentaba un exterior menos trasgresor, con un amplio parabrisas que se fundía con una capota transparente en la que estaba integrada la única puerta del coche, de apertura basculante hacia arriba. La trasgresión del Bobslid se encontraba en su interior.

Allí había tres plazas alineadas a la izquierda y destruidas en línea, que dejaban un amplio espacio para la carga en el lateral derecho.

Edoll 05

Como buen producto de la era ecológica, el Bobslid estaba motorizado eléctricamente. Impulsado por cuatro ruedas motrices de cubo fijo, cada una de ellas escondía diez pequeños motores eléctricos de 500 vatios, distribuidos en su periferia.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);
Bobslid 06

Estos pequeños propulsores hacían girar las llantas equipadas con neumáticos de 560 mm en la parte delantera y de 730 mm en la trasera, alcanzando el coche una potencia total de 20 kw. Con una distancia entre ejes de 2,20 mm, una longitud de 3,33 mm, una anchura de 1.69 mm y una altura de 1,10 mm, el Bobslid era un innovador coche que se conducía mediante un joystick, y con un sistema de frenado basado en la variación de velocidad, accionada por dos palancas situadas entre las piernas del conductor.

Bobslid 01

Los cuatro juguetes urbanos de Peugeot compartían diversas soluciones mecánicas y técnicas.

La más innovadora era la tecnología aplicada a los faros de los cuatro Toyz. Cada uno de los faros de estos automóviles consistía en un lámpara que enviaba verticalmente un rayo de luz en dirección a un espejo, que por el efecto del reflejo, orientaba a su vez el haz luminoso hacia la parte delantera y el exterior.

Bobslid 02

El rayo reflejado de este modo atravesaba una pequeña lente que los dispersaba hacia la zona que se deseaba iluminar. Para lograr la óptima iluminación de la zona deseada, los proyectores de los City Toyz incorporaban una máscara de dos orificios que decidía la elección entre la función de luces largas o de cuidad, regulando la distancia y la intensidad.

Esta técnica permito a los diseñadores e ingenieros de Peugeot optimizar al máximo el espacio destinado a los proyectores de luz, ya que esta disposición de lentes y espejos permitía unas dimensiones de profundidad muy reducidas.

Información relacionada: Morgan Plus 8, historia competición, (tercera parte) / Renault 21 (Argentina), historia / Alfa Romeo, historia / BMW 507 Roadster 1956, historia / AC Ace 1999, historia

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos