Escrito por Tendenzias

Maserati, historia

La historia de Maserati es la de los hombres apasionados que la dirigieron. Los hermanos Maserati primero, Omer Orsi después y, por último, Alessandro de Tomaso.

Siempre antepusieron la imaginación a los negocios y el placer de fabricar grandes coches a las posibilidades reales de sobrevivir realizando esa actividad. Por ello, la historia de Maserati, como la de Aston Martín, Porsche o Jaguar, esta escrita con grandes triunfos, coches invencibles y una lucha sin cuartel por superar los apuros económicos.

maserati_3

Maserati se fundo en Bolonia, en 1926, en un pequeño taller de fabricación de bujías abierto por Alfieri, uno de los seis hermanos Maserati, al que pronto se unieron Bindo, Ernesto y Ettore. Primero construyeron sus propios coches para participar en las carreras de la época, y luego pequeñas series de deportivos basados en los coches de carrera ligeramente descafeinados. El mas peculiar fue un coche con dos motores de ocho cilindros en línea, montados en paralelo, y con cigüeñales unidos mediante engranajes.

Maserati 4CL 1946

La muerte de Alfieri en 1932 dejo a la empresa en manos de los hermanos Maserati y de Omer Orsi, que trasladaron la sede a Módena y siguieron fabricando coches de competición, hasta que en 1958 decidieron concentrar los esfuerzos de la firma en el campo de los coches deportivos de raza.

A partir de ese momento, la marca fue cambiando de manos. Primero, y tras una intervención del gobierno italiano, que la salvo de ser subastada, paso a manos de Citroen para la que diseño el fascinante SM. Luego, Alessandro de Tomaso, un argentino afincado en Italia, que tenia su propia marca, la salvo de la desaparición e inicio contratos con Chrysler que no fructificaron.

5000 GT -01

Maserati 5000 GT 1962

El desastre que supuso la gama Biturbo que volvió a colocar a la firma en serias dificultades hasta que Fiat, en 1990, le dio estabilidad financiera y, posteriormente, un nuevo rumbo al designarla como marca satélite de Ferrari.

Bora 1973

El historial deportivo de Maserati es en verdad impresionante. Sus Formula 1 consiguieron dos títulos mundiales, en 1954 y 1957, con Juan Manuel Fangio al volante de extraordinario 250 F. Sus coches corrieron en Indianápolis antes de la Segunda Guerra Mundial, y ganaron todas las clásicas europeas, empezando por la típica Targa Florio siciliana que el propio Alfieri Maserati se adjudico en 1924.

A manos de pilotos privados, los Maserati Birdcage cosecharon numerosas victorias en las carreras de coches Sport, pero fallaron en su asalto a Le Mans, la gran asignatura pendiente de la marca. De los cinco grandes constructores de automóviles deportivos implicados en la competición (Jaguar, Aston Martín, Porsche, Ferrari y Maserati) solo Maserati no ha ganado jamás la clásica carrera francesa.

Biturbo S

El modelo Biturbo, alentado por Alessandro de Tomaso para aumentar la producción y las ventas, fue un fracaso. El Biturbo y sus numerosas evoluciones (222, Karif, Shamal, entre otras) fueron coches relativamente accesibles con carrocería berlina, cupe y spider. Un comportamiento perfectible, una línea muy cuadrada, que no ligaba con la historia de la firma, y una baja fabricación fueron las cruces de un periodo, que, en la marca, se ha querido olvidar cuanto antes.

Ahora se encuentra en buen camino, ya que con la increíble evolución del Quattroporte y el nuevo Gran Trismo, la firma se perfila a tener un excelente futuro.

GT

Información relacionada: Peugeot 504, historia / Fiat, historia / De Tomaso Pantera, historia / Land Rover Range Rover, historia / Volkswagen Corrado G60 – Historia / Volkswagen Gol, evolución / Dodge/VW 1500, historia / Chevy, historia / Volvo, historia / Rover, historia / Opel, historia / Lincoln, historia / Lincoln Continental MkI y MkII, historia / Chrysler Airflow, un coche adelantado a su época

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos