Escrito por Tendenzias

Lancia Flavia 1964, historia

Presentado tres años antes que el Fulvia, el Lancia Flavia no gozó nunca de la misma cota de popularidad a causa de un palmarés mucho menos elocuente en competición. Sin embargo, este coche italiano de lujo no estaba falto de encanto. Pero el coche apareció en un mal momento, cuando Lancia, al borde del abismo, intentaba desesperadamente remontar la pendiente.

En 1955, Lancia estaba a punto de tirar la toalla debido a las pérdidas económicas a causa, entre otros factores, de un programa de F1 mal dirigido. La marca italiana pretendió renovar sus gamas gracias a los fondos invertidos por el grupo Pavesi, pero sus modelos se revelaron discutibles desde el punto de vista estético y, sobre todo, padecieron de una fragilidad crónica que perjudico mucho su reputación.

Lancia_Flavia_1964_08

En este contexto apareció el Flavia en 1960. Las rotundas líneas del coche no gustaron a todo el mundo. El coche en sí debía el trabajo del ingeniero Fessia, que antes de la guerra había realizado el famoso Fiat 500 Topolino. Esta vez, Fessia no tenía que concebir un coche popular, sino poner a punto un automóvil lujoso capaz de llegar a los 200 km/h.

Lancia_Flavia_1964_03

Fessia diseñó un tracción delantera, cosa rara en Italia, y el Flavia es incluso el primer coche italiano de gran serie que adoptó este esquema. Otra característica: el Flavia lleva bajo el capot un cuatro cilindros plano de 78 CV y una suspensión delantera por resorte de ballesta transversal acoplado a unos brazos triangulares y a una barra estabilizadora.

Lancia_Flavia_1964_06

Detrás hay una suspensión independiente de tipo Panhard con amortiguadores telescópicos y barra estabilizadora. Para frenar, el Lancia recurría a nada menos que cuatro discos hidráulicos de depresión y la iluminación constaba de dos ópticas dobles.

Se presentaron una berlina de cuatro puertas, un coupe y un cabriolet. El coupe 2+2, diseñado por Pininfarina, mantenía el 1.500 cc, pero su potencia aumentaba a 90 CV y la distancia entre ejes se reducía 170 mm con relación a la berlina.

Lancia_Flavia_1964_07

Además, la palanca de la caja de cuatro velocidades fue trasladada al suelo. El cabriolet era obra de Vignale. Por su parte, Zagato produjo un coupe pero con carrocería de aluminio y una aerodinámica más cuidada. En 1963, el Flavia recibió un cuatro cilindros de 1.800 cc opcional. Esta vez, la potencia despegaba hasta 92 CV (100 y luego 105 CV en los modelos Sport), hasta que en 1965 apareció la inyección mecánica Kugelfischer, que hizo ganar 10 CV a todos los Flavia.

Lancia_Flavia_1964_04

En 1967, el Sport y el cabriolet fueron retirados del catálogo. En cuanto al coupe, fue rediseñado en 1969, al igual que los motores, cuya cilindrada se incrementó (el 1.488 cc se convirtió en 1.490 cc y el 1.800 cc en un 1.816 cc), al tiempo que se ofrecía un 1.991 cc de 114 CV (126 de inyección).

Lancia_Flavia_1964_02

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

En 1971, la berlina Flavia cedió su lugar al 2000, y un poco más tarde, el coupe 2000 tomó el relevo del coupe Flavia.

De largo mide 4,48 mm, de ancho 1,61 mm, y de alto 1.35 mm. La distancia entre ejes es de 2,48 mm. Pesa 1.160 kg. La velocidad máxima es de 175 km/h.

Lancia_Flavia_1964_01

Otras historias: El motor Diesel, historia

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos