Escrito por Tendenzias

La historia de los primeros prototipos norteamericanos (GM Design)

SEGUNDA PARTE:

“Es de julio de 1926 y era de Walter Sloan, hablando de cómo cada vez los coches eran más preciados desde el punto de vista mecánico y de cómo el diseño iba a ser el factor para diferenciar unas marcas de otras. Fue su visión la que permitió traer a la casa a alguien como Harley Earl para fundar este departamento.”

Mientras su rival Henry Ford estaba construyendo aquellos elementales Modelo T negros, y finalmente los algo más actualizados Modelos A, Sloan veía el futuro de GM en el diseño, en confort, el color, en una sucesión ininterrumpida de modelos nuevos.

harley_earl1 copy

Impresionado por el trabajo de Earl en el LaSalle, Sloan separó el diseño del departamento de ingeniería y en 1927 creó la sección Art & Color de GM, al mando de un Harley Earl de 34 años, como jefe de diseño de todos los coches de la empresa, un cargo que mantendría hasta su retiro en 1959.

Earl pensó que Art & Color sonaba algo cursi y el nombre se cambió por el de GM Styling en 1940 y después, en 1972, por el de GM Design. Entre sus innovaciones estaba el modelado con arcilla, hecho tanto a escala reducida como a tamaño real.

Earl vivió según su imagen de Hollywood. Era alto elegante y franco. Algunos decían que apenas sabía dibujar. Pero tenía una gran habilidad para conocer el público y sus gustos, y para aspirar a su equipo de diseño con el fin de alcanzar los sueños perseguidos.

harley_earl2

“Tenía un sentido teatral como muy pocos habían tenido antes o después de él”, dice J. Mays, vicepresidente de diseño del rival histórico de General Motors, la Ford Motor Company. Entre aquellos que fueron inspirados y motivados por Earl estaba Chuck Jordán, que entró en General Motors como un joven diseñador en 1949 y trabajó para Earl y para su sucesor Bill Mitchell.

“Solo ha habido un Harley Earl”, dice Jordán, que se retiró en 1992 como el cuarto vicepresidente de diseño de GM. “El calendario es todo”, continúa Jordán. “No podría vivir hoy en día con toda esa corrección política. Era un dictador. Llegado el caso era capaz de despedirte al instante. Pero contaba con un personalismo sentido de lo que había que hace y de lo que el público podría digerir en cada momento. Era un maestro en eso.”

1938_buick_y_job_6

Larry Faloon, otro diseñador retirado de General Motors y el historiador no oficial de departamento, comenta que en Hollywood, los Earl vivían casi puerta con puerta con los DeMille, entre los que se contaba el director de cine épico Cecil B., y que Harley Earl creció con “un sentimiento intrínseco de la dramaturgia y el espectáculo”. Desde luego Earl dio buen uso a toda una institución, y su Buick Y-job, el primer prototipo del mundo.

Como este coche iba más allá de lo puramente experimental, Earl tomo el nombre del coche de la industria automovilística, que utilizaba la denominación “Y” para sus trabajos más avanzados. El Buick Y-job de 1938 fue mucho más que un experimento para redondear las líneas de las anteriores “cajas sobre ruedas”, aunque lo cierto era que tenía un diseño llamativo y aerodinámico. Sus estribos recortados iban ocultos tras unas puertas de gran tamaño, con abridores integrados exclusivos.

buick_y-job-1938-03

El Y-job contaba también con una tecnología innovadora y futurista, nunca vista antes, como la cubierta descapotable, las ventanillas eléctricas, los faros ocultos y muchas otras características que décadas después formarían parte de los coches de serie.

El Y-job se construyó para señalar el camino del futuro y para entusiasmar a aquellos que lo vieran como el futuro automóvil que podrían tener. Pero también fue el coche de diario de Harley Earl, el coche que conduciría durante muchos años desde casa al trabajo y al club del campo. A fines de 2002, el cuentakilómetros del Y-job mostraba 25.849 millas, incluidos varios cientos de millas más recorridas en el Festival Goodwood de Velocidad en Inglaterra.

1938 Buick Y-Job

“El coche no ha sido repintado nunca y jamás hemos retocado el motor”, apunta Larry Faloon mientras se dirige al Centro de Diseño de General Motors en Warren, Michigan, un suburbio del norte de Detroit. Una vez recorrido un pasillo, se gira a la izquierda a través de un corredor aún más largo y tras otro giro a la izquierda a través de un corredor aún más largo y tras otro giro a la izquierda Faloon abre una puerta, la del garaje de integración mecánica, el auténtico taller de Earl construyó en la planta baja del edificio para la construcción y mantenimiento de los vehículos especiales que su equipo diseñaría.

Y allí, con un aspecto igual a cuando Harley Earl lo conducía, está el Y-job, aparcando justo delante del LeSabre de 1951, el sucesor del Y-job, como un significativo prototipo pionero de General Motors y también como coche del diario de Harley Earl. También están en el garaje de prototipos posteriores de General Motors, el Chevrolet Mako Shark y el Aerovette. Los dos fueron preparados a conciencia para tomar parte de la celebración del 50 aniversario del Corvette, que tuvo lugar en 2003.

Continúa…

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Primera parte / Tercera parte

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos