Escrito por Tendenzias

Ferrari, historia (antes de ser Ferrari), los primeros datos

PRIMERA PARTE

En la galería de las estrellas del motor no hay ninguna más brillante que Ferrari, el fabricante de muchos de los más grandes automóviles del panorama internacional y portador del emblema posiblemente más famoso del mundo del motor.

Durante más de medio siglo, el Ferrari automóvil ha sido un icono. Pero, antes de éste, existió el Ferrari hombre. Más de una década después de su muerte su leyenda sigue brillando como nunca: una extraña mezcla de arrogancia, sentimentalismo, tenacidad imperturbable y, algo de menos importante, un C2090-611 aura de misterio que incluso el propio Enzo Ferrari le gustaba difundir.

Ferrari logo C2090-612

Está claro que Enzo Ferrari no vino al mundo para llevar una vida normal. Desde su nacimiento, su historia está marcada por ingredientes novelescos. Nació el 18 de febrero de 1898 en Módena, en el norte de Italia, per una terrible tormenta de nieve impidió a su padre acudir a la oficina del registro para dar cuenta de ese acontecimiento. La llegada del niño no pudo ser registrada hasta dos días después, por lo que la fecha oficial del nacimiento de Enzo Anselmo Ferrari, a partir de entonces, el 20 de febrero de 1898.

Llegó al mundo para ser un individualista radical, y desde su juventud se vio que era un hombre increíblemente ambicioso. La reputación de Ferrari como fabricante de automóviles y gigante del deporte del motor llegó incluso a rivalizar con la de los aristócratas, aunque su situación familiar, más que privilegiada, era sólo acomodada.

Giorgio Ramini - Nicola Romeo - Enzo Ferrari 1923

Giorgio Ramini, Nicola Romeo y Enzo Ferrari en 1923. En el Circuito de Monza

Su madre era natural de Forlì, una ciudad situada al sur de Ravena, en la costa adriática. Su padre, Alfredo, un obrero metalúrgico oriundo de Capri, a unos 12 km al norte de Módena, poseía un modesto negocio: un taller junto a la casa familiar, en las afueras de Módena, poseía un modesto negocio: un taller junto a la casa familiar, en las afueras de Módena. Consiguió varios contratos lucrativos con la empresa estatal de ferrocarriles y, según relata Enzo en sus memoria, a veces el volumen de trabajo era tan grande que se veía obligado a emplear hasta 30 obreros, mientras que en otras ocasiones todo lo hacia él mismo, desde el proyecto hasta la comercialización.

El hermano de Enzo, Alfredo hijo, era dos años mayor que él. Cuando eran jóvenes, compartían una habitación encima del taller del padre. Tenían palomas mensajeras y competían con ellos, pero sus ambiciones eran muy diferentes. Curiosamente, las de Enzo hacían pensar en una vida muy distinta a la que acabó llevando. Su padre, quería que sus dos hijos fueran ingenieros pero, al menos oficialmente.

Tropas italianas 1916

Tropas italianas en el frente alpino en 1916.

Enzo nunca llegó a serlo, Mientras que Alfredo era un aplicado alumno de la escuela local. Enzo detestaba estudiar y habría preferido empezar a trabajar, aunque no en tareas manuales. Él mismo dijo en una ocasión: “Creo que debería aclarar que mis ambiciones infantiles fueron, en orden cronológico, llegar a ser cantante de ópera, periodista deportivo y, por último, piloto de carreras.”

Consiguió dos de los tres objetivos, ya que no hizo carrera como cantante. En su época de estudiante tenía aptitudes para todo tipo de deportes, desde el atletismo hasta la gimnasia, la esgrima y el patinaje. Su período como piloto de carreras llegaría más tarde, pero en su adolescencia escribió artículos sobre partidos de futbol de su localidad para la Gazzetta della Sport y, por muy lejos que llegara después, siempre estuvo orgulloso de esa actividad.

Continúa…

Información relacionada: Ferrari 250 GTO, historia / Ferrari Mythos Pininfarina Concept 1989, historia / Ferrari 360 Módena, historia / Maserati 3200 GT 1998, historia / Ferrari 166 Corsa 1948, historia

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos